fuckingfreud:

Bergman Island, 2004.

fuckingfreud:

Bergman Island, 2004.

(via ozu-teapot)



darksilenceinsuburbia:

Alex Webb

Crossings: Photographs from the US-Mexico Border

1. Camargo. Tamaulipas. 1978. Inside nightclub.

2.  Roma, Texas. 1978.

3. Tijuana, B.C. 1992. Waiting prior to trying to cross the border.

4. New Mexico. Antelope Wells. 1979. Vaquero resting and eating during cattle border crossing.

5. Tijuana, B.C. 1999.

6. San Ysidro, California. 1979. Mexicans arrested while trying to cross the border to United States.

7. Nuevo Progreso. 1979. Bar girls with child outside nightclubs.

8. Texas. Brownsville. 1997. Charro Days Festival.

9. Texas. El Paso. 1979. Inside bus.

10. Outskirts of Tijuana, B.C. 1995. Maquilla worker housing being built.

Website


julio-prado:

El tiempo que busqué los mil rostros de la misma chica,como un coleccionista. 

julio-prado:

El tiempo que busqué los mil rostros de la misma chica,como un coleccionista. 

(via thisgameisaplateaux)


Sobre la Ruta del Oro de Jorge Leónidas Escudero

Es que estaba ordenando los papeles

que uno guarda prolijo y pospone

hasta ocasión propicia mientras sueña

días de gloria.

Encontré su carta que escrita

por Aniceto Paredes me invitaba

si quería compartir sus minerías

viajara a Valle Fértil.

Pero años pasaron hasta que voy

finalmente a ver al amigo. Sale

un criollo comedido diciéndome descanse,

el hombre que usted busca hace a montones

oro en el infierno.

Y agrega:

Fue puro cuenterío ese Aniceto,

y no pudiendo aliviar su pobreza

pasó a difunto

donde más mentiras ya no puede.

Emprendo el regreso, pronto en casa

mi mujer grita: -¿Y? ¿Estamos como siempre?

-Silencio- le contesto-,

hemos tenido años de esperanza.


Juan Almela/Gerardo Deniz traduce/versiona a John Donne

THE FLEA.
por John Donne

MARK but this flea, and mark in this,
How little that which thou deniest me is ;
It suck’d me first, and now sucks thee, 
And in this flea our two bloods mingled be.
Thou know’st that this cannot be said
A sin, nor shame, nor loss of maidenhead ;
    Yet this enjoys before it woo,
    And pamper’d swells with one blood made of two ;
    And this, alas ! is more than we would do.

O stay, three lives in one flea spare,
Where we almost, yea, more than married are.
This flea is you and I, and this
Our marriage bed, and marriage temple is.
Though parents grudge, and you, we’re met,
And cloister’d in these living walls of jet.
    Though use make you apt to kill me,
    Let not to that self-murder added be,
    And sacrilege, three sins in killing three.

Cruel and sudden, hast thou since
Purpled thy nail in blood of innocence?
Wherein could this flea guilty be,
Except in that drop which it suck’d from thee?
Yet thou triumph’st, and say’st that thou
Find’st not thyself nor me the weaker now.
'Tis true ; then learn how false fears be ;
Just so much honour, when thou yield’st to me,
Will waste, as this flea’s death took life from thee.



La Pulga

traducción de Gerardo Deniz



Mira esta pulga, pues, y así discurre

cuán poca es la merced que tanto niegas;

a mí picó primero, ahora te bebe;

nuestras sangres en ella van mezcladas

sin que nadie descubra ni pecado

ni vergüenza, ni doncellez perdida:

   ella sólo disfruta, sin proemios

   se atosiga con sangre de dos partes:

   tanto a nosotros no se nos concede.



Tres vidas en la pulga replegadas;

desposados, y más, en ella estamos;

lecho nupcial nos alza, también templo,

y somos, simultáneos, tú y yo juntos,

desplazca o no, o a quién: vamos cercados

por vivientes murallas de azabache.

   Si la costumbre os mueve hacia mi muerte,

   no cedáis, que suicidio se llamara

   y triple sacrilegio en triple escarnio.



Cruel y repentina empurpuraste

la uña en una sangre de inocencia

¿De que pudo la pulga ser culpada

si no haver libado en tí una gota?

Triunfaste, sí, y ahora, satisfecha,

no ser más débil dices, que yo menos.

   Y pues es cierto, aprende la mentira

   de los temores, porque a mí cediendo

   más de honra que hoy de vida no perdieras.







Cuaderno de Traducciones, FCE, Cuadernos de la Gaceta, pág. 83-84, México 1984.


Tomar la Altura del Sol

La batalla de Carquemís me tornó entre histórico

inútil disimular que así continúo

Koshka duerme enroscada junto a esta mañana gris lápiz

Vino blanco

Riesling 1986.

Situémonos un poco.

Avanza la vida cada vez más veloz

como una paloma al verte acercársele

obstinada en no dejar nunca atrás la cabeza

caerá de pico en renombrada inmundicia

caca de Desdémona a flote por un canal veneciano.

Gerardo Deniz.

de Erdera, FCE, pág. 540 México.


Otra persona sobria es mi amigo Juan Rodolfo Wilcock, que lleva años viviendo en el campo, en una casita sencilla, con pocos muebles, escasos cacharros y un estante de libros. Creo que en su guardarropa sólo hay dos viejas chaquetas, tres o cuatro camisas desgastadas, algún pullover agujereado y unos cuantos pantalones de pana: todo ello ropa comprada en mercados de segunda mano. Además del teléfono, del cual también se sirve para charlar con los amigos, sus grandes lujos son un viejo Volkswagen, con el cual (pero cada vez menos) aparece en ocasiones en Roma, y una buena radio para escuchar, cuando lo dan y tiene ganas, un lied de Hugo Wolf o un cuarteto de Anton Webern. Pero tampoco él trabaja: escribe poemas y cuentos, pergeña algún artículo para la prensa, traduce dramas elisabethianos y, echado en un diván, lee y relee a Joyce y Wittgeinstein.
Ruggerio Guarini, escritor italiano.

Augusto Monterroso sobre Max Aub

"Se cuenta que Max Aub trajo de Europa, en la bodega del barco y adecuadamente embalado, a cierto escritor judío fugitivo de Alemania que había ido a parar a Casablanca. Al llegar a México lo encerró en el sótano de su casa de las calles de Euclides -razón por la cual ambos han vivido allí siempre- y desde entonces lo tiene escribe y escribe, a oscuras casi, haciéndole creer que los alemanes ganaron la guerra y que, si se atreviera a asomar la nariz por la calle, kaputt. Ignorante de la realidad, el infeliz se consuela escribiendo sobre cosas del pasado. Aub publica esas producciones con su propio nombre, pero su prisionero no se entera, piensa en la posteridad, y vive agradecido de que aquél le salve la vida.”

Augusto Monterroso, Ver y Creer, 1929


nevver:

Last words, Cockpit Voice Recordings (Do not read)

(via thisgameisaplateaux)